(...)



17.10.11

Cantar IV


Arañados cantos internos
buscando grietas
entre selladuras viejas.

Silvan,
susurran,
gritan
y otras... callan,
mas no mueren.

Y entre el desvario
de encuentros y desencuentros
saben hallarse,
amarse,
sanarse.

Los cantos no mueren,
ni aun cuando un corazón
deje de latir.

Buenas noches, tristeza...
Buenos días, esperanza...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Es un poema muy bello...Si hay alguna forma de mandarte un abrazo entre estas líneas, te lo envío desde lo más profundo de mi corazón. (abrazo)

Maria Arribasplata dijo...

Esperanza
que se abre dulcemente
como flor

Bienvenida sanación!

buen texto :)

Anónimo dijo...

(silencios y sonrisas)